Consejos, recomendaciones, técnicas y trucos para perfeccionar la capacidad de comunicación y convertirla en un instrumento de influencia y persuasión.

gestión del tiempo

El Plan de Evaluación del Desempeño es una herramienta esencial para medir el rendimiento de los empleados de nuestra empresa en un período de tres meses. Esta evaluación proporciona una visión clara del progreso individual, identifica fortalezas y áreas de mejora, y facilita la toma de decisiones basada en datos para el desarrollo profesional y el crecimiento de nuestros empleados. El presente plan establece el proceso, los criterios y la periodicidad de las evaluaciones del desempeño trimestrales.

Objetivos del Plan de Desempeño:

  1. Evaluar el rendimiento individual de los empleados en relación con los objetivos y las expectativas establecidas.
  2. Identificar las fortalezas y áreas de mejora de cada empleado para facilitar su desarrollo profesional.
  3. Proporcionar una retroalimentación constructiva y significativa a los empleados sobre su desempeño.
  4. Establecer planes de acción y metas claras para el siguiente trimestre.

Procedimiento de Evaluación:

  1. Establecimiento de objetivos trimestrales: a. Al comienzo de cada trimestre, el empleado y su supervisor directo colaborarán para establecer objetivos claros y medibles que estén alineados con los objetivos generales de la empresa. b. Los objetivos deben ser específicos, alcanzables, relevantes y estar limitados en el tiempo.

  2. Recopilación de datos y evidencia de desempeño: a. Durante el trimestre, el supervisor recopilará datos y evidencia sobre el desempeño de cada empleado. b. La evidencia puede incluir informes de proyectos, métricas cuantitativas, retroalimentación de los clientes, cumplimiento de plazos, habilidades técnicas, competencias clave, entre otros.

  3. Reunión de evaluación del desempeño: a. Al finalizar el trimestre, se llevará a cabo una reunión formal de evaluación entre el supervisor y el empleado. b. Durante la reunión, se revisarán los objetivos establecidos, se discutirá el desempeño del empleado y se compartirán los datos y la evidencia recopilada. c. Se brindará una retroalimentación clara y constructiva sobre el desempeño del empleado, destacando tanto los logros como las áreas de mejora.

  4. Establecimiento de planes de acción: a. Basándose en la evaluación del desempeño, el supervisor y el empleado colaborarán para establecer planes de acción para el siguiente trimestre. b. Los planes de acción deben incluir metas específicas, áreas de desarrollo identificadas y pasos concretos para lograr las mejoras necesarias.

  5. Seguimiento y apoyo continuo: a. Durante el siguiente trimestre, el supervisor proporcionará un seguimiento regular y apoyo al empleado para asegurar que se alcancen las metas y objetivos establecidos. b. Se fomentará la comunicación abierta y el intercambio de retroalimentación durante todo el período para facilitar el crecimiento y el desarrollo profesional.

Listado de KPIs de rendimiento.

A continuación, te presento una lista de KPIs (Key Performance Indicators) que puedes considerar al evaluar el rendimiento de los empleados en el marco del Plan de Evaluación del Desempeño. Estos KPIs pueden variar según la naturaleza de tu empresa y los roles de los empleados, pero sirven como punto de partida:

  1. Cumplimiento de objetivos: Porcentaje de logro de los objetivos establecidos para el trimestre.
  2. Productividad: Medida de la cantidad de trabajo realizado en relación con el tiempo y los recursos utilizados.
  3. Calidad del trabajo: Evaluación de la precisión, exactitud y atención al detalle en las tareas realizadas.
  4. Cumplimiento de plazos: Porcentaje de tareas o proyectos completados dentro de los plazos establecidos.
  5. Retroalimentación del cliente: Evaluación de la satisfacción del cliente a través de encuestas, opiniones o comentarios.
  6. Competencias técnicas: Evaluación de las habilidades específicas requeridas para el puesto de trabajo.
  7. Competencias interpersonales: Evaluación de las habilidades de comunicación, trabajo en equipo y liderazgo.
  8. Iniciativa y autonomía: Evaluación de la capacidad de tomar decisiones y asumir responsabilidad sin supervisión constante.
  9. Innovación y creatividad: Evaluación de la capacidad de generar nuevas ideas, soluciones o mejoras en los procesos.
  10. Habilidades de resolución de problemas: Evaluación de la capacidad de identificar y abordar eficazmente los desafíos y obstáculos.
  11. Aprendizaje y desarrollo: Participación en actividades de capacitación, adquisición de nuevas habilidades y conocimientos.
  12. Absentismo y puntualidad: Registro de asistencia y cumplimiento de horarios establecidos.
  13. Colaboración y apoyo al equipo: Evaluación de la contribución del empleado al trabajo en equipo y al ambiente laboral positivo.
  14. Gestión del tiempo: Eficiencia en la organización y gestión de las tareas y prioridades.
  15. Rentabilidad: Contribución del empleado a los resultados financieros de la empresa.

Recuerda que estos KPIs deben ser adaptados a las necesidades y objetivos específicos de tu empresa. Además, es importante establecer criterios de evaluación claros y una escala de puntuación para cada KPI, a fin de asegurar una evaluación justa y objetiva del desempeño de los empleados.

Conclusiones.

El Plan de Evaluación del Desempeño es una herramienta vital para medir el rendimiento de nuestros empleados y promover su desarrollo continuo.

Explora nuestros curso online Orientación a resultados. Excelencia en el servicio.  y descubre cómo puedes ayudar a tu equipo a incrementar su rendimiento.

En el mundo de la comunicación y las relaciones humanas, comprender y leer las emociones de los demás desempeña un papel crucial.

La capacidad de interpretar las expresiones faciales puede brindar información valiosa sobre los sentimientos internos de las personas y ayudarnos a establecer una conexión más profunda.

En este artículo, exploraremos los estudios pioneros de Paul Ekman sobre las microexpresiones faciales, y cómo estos conocimientos pueden aplicarse para mejorar nuestras habilidades de comunicación. A su vez, presentaremos ejemplos concretos para ilustrar la importancia de las microexpresiones faciales en diversos contextos.

Paul Ekman, reconocido psicólogo y pionero en el campo de la expresión facial y las emociones, ha dedicado gran parte de su carrera a investigar cómo las personas revelan sus emociones a través de microexpresiones faciales. Estas microexpresiones son gestos faciales fugaces, que pueden durar solo una fracción de segundo, y que revelan emociones auténticas antes de que la persona tenga tiempo de controlar o enmascarar su expresión.

Ekman identificó seis emociones básicas universales: alegría, tristeza, miedo, ira, sorpresa y disgusto. Estas emociones se manifiestan en nuestras expresiones faciales independientemente de nuestra cultura o contexto social. Mediante el análisis de las microexpresiones faciales, Ekman demostró que estas emociones básicas son innatas y están presentes en todas las culturas humanas.

Las microexpresiones faciales son especialmente relevantes en situaciones donde la sinceridad y la detección de emociones reales son fundamentales, como en las interacciones comerciales, negociaciones, entrevistas de trabajo y relaciones personales. V

Ejemplos concretos en diferentes contextos:

  1. En el entorno empresarial: Imagina una reunión de negocios en la que un potencial socio comercial está presentando una propuesta. A medida que habla, su rostro muestra rápidamente una microexpresión de disgusto cuando se menciona un detalle específico. Esto puede indicar que, a pesar de sus palabras, no está completamente convencido o satisfecho con ese aspecto de la propuesta. Al reconocer y abordar esta microexpresión, se puede indagar más para comprender sus preocupaciones y encontrar una solución mutuamente beneficiosa.

  2. En entrevistas de trabajo: Durante una entrevista de trabajo, el entrevistador realiza una pregunta desafiante al candidato. Por un instante, el candidato muestra una microexpresión de miedo en su rostro, revelando su ansiedad o inseguridad ante la pregunta. Este indicio puede ser útil para el entrevistador, quien puede ofrecer palabras de apoyo o una pregunta de seguimiento para brindar al candidato la oportunidad de expresarse con mayor confianza y claridad.

  3. En relaciones personales: Las microexpresiones faciales pueden ser una herramienta poderosa para comprender mejor a nuestros seres queridos. Por ejemplo, en una conversación con un amigo cercano, podemos detectar una microexpresión de tristeza en su rostro cuando menciona un problema personal. Esta microexpresión revela que algo le está afectando emocionalmente, aunque pueda intentar ocultarlo. Al reconocer y abordar esa emoción, podemos ofrecerle nuestro apoyo y empatía, creando un espacio de confianza y comprensión. La comprensión de las microexpresiones faciales también nos ayuda a evitar malentendidos y conflictos innecesarios. Imagina una discusión acalorada con tu pareja, en la que ambos están expresando su ira. Sin embargo, en un breve instante, percibes una microexpresión de tristeza en el rostro de tu pareja. Esa señal revela que, detrás de la ira, puede haber una sensación de dolor o frustración más profunda. Al reconocer esa emoción subyacente, puedes cambiar el enfoque de la discusión y abordar los problemas fundamentales de manera más constructiva.

Aprender a reconocer las microexpresiones.

En el ámbito de la empresa el conocimiento de las microexpresiones faciales puede ser especialmente valioso. Los cursos que enseñan cómo detectar y comprender estas microexpresiones pueden mejorar las habilidades de comunicación y las interacciones tanto en el ámbito personal como profesional.

Algunas técnicas prácticas que se pueden aprender en estos cursos incluyen:

  1. Observación detallada: Aprender a observar los microgestos y cambios sutiles en las expresiones faciales de los demás.

  2. Conexión emocional: Reconocer las microexpresiones faciales como una forma de comprender las emociones y los estados de ánimo de las personas, facilitando así una conexión más profunda y auténtica.

  3. Detección de la mentira: Las microexpresiones faciales también pueden ayudar a identificar signos de engaño o falta de sinceridad, lo cual es útil en situaciones donde se requiere evaluar la veracidad de las declaraciones.

  4. Mejora de la comunicación: Al comprender las microexpresiones faciales, se puede ajustar el propio lenguaje verbal y no verbal para comunicarse de manera más efectiva y evitar malentendidos.

En resumen, los estudios de Paul Ekman sobre las microexpresiones faciales han revolucionado nuestra comprensión de cómo las emociones se reflejan en nuestras expresiones faciales. Al aprender a interpretar estas microexpresiones, podemos mejorar nuestras habilidades de comunicación y establecer conexiones más significativas con los demás. El conocimiento de las microexpresiones faciales puede ser una herramienta invaluable para aquellos que deseen mejorar su comunicación, liderazgo y habilidades de interacción interpersonal. Explora nuestros curso online Hablar en Público. Presentaciones con Impacto  y descubre cómo las microexpresiones faciales pueden transformar tus relaciones y tu éxito en el ámbito personal y profesional.

presentaciones de alto impacto

El poder del lenguaje corporal en la comunicación persuasiva: Cómo transmitir confianza y persuadir a través de gestos y posturas

En el mundo de los negocios y el liderazgo, la capacidad de comunicarse de manera efectiva y persuasiva es una habilidad invaluable. La forma en que nos expresamos verbalmente es solo una parte de la ecuación; el lenguaje corporal desempeña un papel igualmente importante en la comunicación persuasiva. En este artículo, exploraremos la influencia del lenguaje corporal en la persuasión y proporcionaremos ejemplos prácticos para ayudar a los directivos a mejorar su comunicación y lograr resultados más exitosos.

  1. El poder de la postura y la presencia

La forma en que nos paramos y nos movemos en un entorno profesional tiene un impacto significativo en cómo nos perciben los demás. Una postura erguida y segura transmite confianza y autoridad, mientras que una postura encorvada o tensa puede generar desconfianza o falta de credibilidad.

Imagina a un directivo que se presenta ante un equipo de empleados para dar una importante presentación. Si se para con los hombros caídos y las manos metidas en los bolsillos, es probable que los empleados perciban falta de interés o apatía. Por otro lado, si se para con la espalda recta, los pies firmes en el suelo y las manos gesticulando con seguridad, los empleados se sentirán más motivados y confiarán en su liderazgo.

  1. La importancia del contacto visual

El contacto visual es uno de los aspectos más cruciales del lenguaje corporal. Cuando alguien habla con nosotros y evita el contacto visual, nos transmite desinterés o falta de sinceridad. Por el contrario, cuando alguien nos mira directamente a los ojos mientras habla, nos sentimos más conectados y tendemos a confiar en lo que dicen.

Por ejemplo, en una negociación de ventas, un directivo que mantiene un contacto visual constante con el cliente transmite confianza en sí mismo y en el producto o servicio que ofrece. Este tipo de contacto visual fortalece la conexión emocional y aumenta las posibilidades de cerrar un trato exitoso.

  1. Los gestos y su impacto en la persuasión

Los gestos son una forma poderosa de comunicación no verbal. Pueden ayudar a enfatizar puntos clave, transmitir entusiasmo y energía, y generar una mayor atención por parte de la audiencia.

Por ejemplo, si un directivo está presentando una nueva estrategia de marketing, puede usar gestos amplios y enérgicos para resaltar los beneficios clave del plan. Esto no solo captará la atención de los empleados, sino que también les transmitirá la importancia y el entusiasmo que el directivo siente por la iniciativa.

  1. La importancia de la sonrisa y el tono de voz

La sonrisa y el tono de voz también son componentes cruciales del lenguaje corporal persuasivo. Una sonrisa genuina crea un ambiente amigable y acogedor, estableciendo una conexión emocional con la audiencia. Del mismo modo, el tono de voz puede transmitir emociones y afectar la forma en que se percibe el mensaje.

Por ejemplo, un directivo que sonríe mientras dirige a su equipo en una reunión transmite confianza, empatía y apertura. Esta actitud positiva genera un ambiente propicio para la colaboración y el compromiso.

Además, el tono de voz del directivo puede influir en cómo se interpreta su mensaje. Un tono de voz seguro y enérgico transmite autoridad y convicción, lo que puede ser especialmente efectivo al presentar ideas innovadoras o tomar decisiones difíciles. Por otro lado, un tono de voz suave y tranquilo puede transmitir calma y tranquilidad en situaciones de alta presión, lo que ayuda a generar confianza y a mantener la atención de la audiencia.

  1. La congruencia entre el lenguaje corporal y verbal

Para que la comunicación persuasiva sea efectiva, es fundamental que el lenguaje corporal esté en sintonía con el mensaje verbal. Si hay una discrepancia entre lo que decimos y cómo lo expresamos corporalmente, la audiencia puede percibirlo como falta de autenticidad o deshonestidad.

Por ejemplo, si un directivo dice “estoy entusiasmado con este proyecto” mientras se encoge de hombros y evita el contacto visual, es probable que los empleados no sientan la verdadera emoción detrás de esas palabras. En cambio, si el directivo utiliza gestos enérgicos y mantiene un contacto visual directo mientras expresa su entusiasmo, es más probable que la audiencia se sienta contagiada por esa emoción y se comprometa con el proyecto.

La importancia del lenguaje corporal en la comunicación persuasiva no puede subestimarse. Los gestos, la postura, el contacto visual, la sonrisa y el tono de voz son herramientas poderosas que pueden fortalecer el mensaje verbal y generar confianza y credibilidad en el público objetivo. Los directivos que dominan estas habilidades tienen una ventaja significativa al comunicarse con sus equipos, clientes y socios comerciales.

En conclusión, la influencia del lenguaje corporal en la comunicación persuasiva es innegable. Los gestos, la postura, el contacto visual, la sonrisa y el tono de voz pueden transmitir confianza, autoridad y empatía, lo que resulta fundamental en entornos empresariales. Al prestar atención a su lenguaje corporal y practicar técnicas que refuercen su mensaje verbal, los directivos pueden mejorar su capacidad para persuadir, influir y lograr resultados exitosos en sus interacciones profesionales.

Si estás interesado en desarrollar tus habilidades de comunicación persuasiva y liderazgo, te invitamos a explorar nuestro curso online Hablar en público. Presentaciones con impacto. Nuestro equipo de expertos te guiará a través de ejercicios prácticos y casos de estudio que te permitirán perfeccionar tu lenguaje corporal y mejorar tu capacidad de persuasión. ¡Únete a nuestra comunidad de líderes exitosos y desbloquea tu potencial máximo!

Esperamos que este artículo haya sido útil para comprender la importancia del lenguaje corporal en la comunicación persuasiva. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en compartirlo con nosotros.

Cuando la pandemia del Covid-19 obligo al mundo a confinarse en sus casas a mediados del 2020, muchos creyeron que la confianza y la relación necesarias para alcanzar acuerdos en los negocios no serían posible lograrlos a través de la tecnología de comunicación online. Sin embargo, a medida que se prolongaban las restricciones de distanciamiento […]

Finalizamos con este post la serie relativa a las técnicas de escucha activa que Gary W. Noesner,  Agente Especial del FBI retirado,  con 30 años de experiencia como negociador expone como instrumentos eficaces para enfrentarse a una situación crítica. Recordamos que la escucha activa tiene como objetivo esencial facilitar el proceso comunicativo y favorecer el […]