¿Qué son los Objetivos SMART?


Los objetivos establecen lo que una empresa pretende conseguir. Deben basarse en la estrategia de la organización y estar alineados con la visión, la misión y los valores de la empresa. Los objetivos pueden establecerse a nivel de toda la organización o a nivel de división, departamento, equipo o individuo.

Los líderes tienen que establecer correctamente los objetivos, ya que una formulación inadecuada de los mismos puede causar confusión o llevar a los individuos, a los equipos o a toda la organización en la dirección equivocada.

El proceso de fijación de objetivos puede parecer intimidante, pero no es necesariamente así. Puede ser tan sencillo como sentarse con los miembros del departamento y considerar conjuntamente cómo se pueden alcanzar estos objetivos.

Objetivos SMART.

El acrónimo SMART es una herramienta diseñada para ayudar a las organizaciones y a los individuos a establecer objetivos de manera eficaz y productiva. Los objetivos específicos y medibles definen el éxito de un proyecto o iniciativa. Los objetivos alcanzables y realistas atraen y motivan a las personas. Los objetivos con plazos garantizan que todas las partes interesadas se pongan de acuerdo en los plazos para la consecución de los objetivos.

El concepto de objetivos SMART es utilizado habitualmente por los directivos para establecer objetivos individuales dentro de los sistemas de evaluación y gestión del rendimiento.

Los objetivos son «SMART» si son específicos, medibles, alcanzables, (a veces acordados), realistas (o pertinentes) y limitados en el tiempo, (u oportunos). SMART, es decir, específico, medible, alcanzable, realista y limitado en el tiempo.

  • Específicos: esbozar en una declaración clara lo que se necesita.
  • Medibles: incluyen una medida que permite a las organizaciones controlar los progresos y saber cuándo se ha alcanzado el objetivo.
  • Alcanzables (o acordados): diseñe los objetivos para que supongan un reto. Los objetivos deben ser acordados por los directivos y los empleados para garantizar su compromiso con ellos.
  • Realistas (o pertinentes): se centran en los resultados más que en los medios para alcanzarlos planteando metas posibles de lograr de acuerdo con las capacidades y recursos disponibles.
  • Limitado en el tiempo (o en el plazo): acordar la fecha en la que debe alcanzarse el resultado.

Siempre que sea posible, los objetivos, especialmente los de ámbito organizativo, deben hacerse públicos y comunicados a los colegas, empleados, equipos, incluso a los clientes o proveedores. Todos los miembros de la organización deben comprender claramente los objetivos de la organización, así como ser conscientes de su propia contribución en la consecución de los mismos.

Los directivos deben evitar:

  • Establecer objetivos que no sean específicos
  • No disponer de un sistema, método o procedimiento para seguir y registrar las acciones y su progreso
  • Establecer objetivos inalcanzables
  • Establecer objetivos poco realistas
  • No disponer de plazos para la consecución del objetivo u objetivos
  • Fijar plazos que no son ni alcanzables ni realistas
  • Olvidar que las situaciones cambian y que puede ser necesario revisar y modificar o renegociar objetivos si las circunstancias los hacen menos seguros o imposibles.

Si quieres aprender cuales son las mejores prácticas para ayudar a tu equipo a mejorar su rendimiento seguramente te interesará nuestro curso sobre Liderazgo de Equipos de Alto Rendimiento.

Os puede interesar

Curso Gestión de Equipos en Tiempos de Caos

Curso Motivación en la Empresa. Superación Personal y en Equipo.

Curso Generación Modelos de Negocio. El CANVAS.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.