10 Consejos de Sentido Común para el Líder de un Equipo de Alto Rendimiento


1. Seleccione a las personas adecuadas.

Todo comienza con conseguir el mejor equipo posible. Seleccionar a las personas adecuadas para los trabajos correctos. Asegúrese de que cada persona no solo tenga las habilidades adecuadas, sino que, lo que es más importante, encaje bien con la cultura de la organización.

Saber cómo los diversos roles ayudarán a alcanzar los objetivos de su organización puede ayudar a definir los requisitos con los que entrevistará y evaluará a los candidatos,

El desarrollo de personas clave puede ser el mayor determinante de la capacidad de una organización para hacer frente a la incertidumbre y tener éxito. Un aspecto central de su desarrollo es la capacidad de un líder para involucrar a las personas y alinear las necesidades de las personas con las de la organización para ofrecer un frente unido y cohesivo.

2. Muestre Empatía.

La empatía es la capacidad de escuchar a las personas, relacionarse con su experiencia emocional y hacerles saber que lo estás haciendo. Los líderes con alta inteligencia emocional pueden construir más fácilmente una relación con y entre las personas, lo que lleva a una mayor confianza y transparencia en el equipo.

Es una competencia básica para los líderes.

3. Comunique claramente.

La comunicación es clave para fomentar la transparencia y construir relaciones basadas en la confianza y la honestidad con su equipo. El primer paso en la comunicación efectiva es crear el tiempo y el espacio para que las personas hablen y hagan preguntas.

Resulta vital comunicar claramente sus objetivos y expectativas, y definir los roles y responsabilidades de cada uno de los miembros del equipo. No puedes motivar a la gente si no saben lo que quieres. Establecer objetivos claros para que las personas sepan que se les va a exigir, de que recursos disponen, y que estén vinculados claramente con las recompensas.

El comportamiento no verbal es tan importante como lo que dicen las personas, por lo que los líderes eficaces deben ser observadores entusiastas para evaluar cómo las personas están respondiendo a una situación laboral a nivel emocional.

La comunicación debe fluir en todas las direcciones, desde los gerentes hasta su personal, desde el personal hasta los gerentes, y entre los miembros del equipo. Un líder eficaz es un buen oyente y fomenta un ambiente donde las personas pueden conocerse y comprender las fortalezas y debilidades de los demás. Los buenos líderes están abiertos a las aportaciones de su personal y aprenden de sus comentarios.

4. Predique con el ejemplo.

Los líderes deben asumir la responsabilidad de la atmósfera que crean y moldearla con su propio comportamiento. Esto puede ser tan simple como su postura y comportamiento cuando llega a la oficina por la mañana, o más sistémico como esbozar valores y protocolos para trabajar entre sí.

También es importante practicar lo que predicas. No puedes esperar que tu personal trabaje más duro de lo que estás dispuesto a hacerlo tú mismo. El mejor instrumento de motivación es el ejemplo. Hay que ensuciarse las manos.

5. Delegue.

El líder no puede convertirse en un cuello de botella. Solo hay 24 horas al día, no eres Superman y el mundo no gira a tu alrededor. Si bien es posible que encuentre que es más rápido hacer las cosas por su cuenta a corto plazo (especialmente si tiene un equipo nuevo o inexperto), a largo plazo ahorrará mucho tiempo al delegar responsabilidades significativas en los miembros de su equipo. Al hacer esto, también desarrollarás sus habilidades y los ayudarás a alcanzar su potencial.

Es importante dejar que su personal se apropie de su trabajo y encuentre sus propias formas de hacer las cosas. Articule el resultado que le gustaría ver, y luego déjelos que funcionen con autonomía, Ofrézcase de vez en cuando para ver si necesitan su apoyo. Delegue responsabilidad en lugar de tareas, para obtener el máximo impacto.

6. Sea positivo y constructivo.

Proporcionar comentarios oportunos y significativos a su personal es crucial, al igual que determinar la mejor manera de darles esta retroalimentación. Adapte se estilo de liderazgo a cada individuo. Algunas personas que requieren seguridad y apoyo regulares, y otras que prefieren más autonomía.

Si tiene que comentar sobre el bajo rendimiento, utilice observaciones reales para demostrar el problema y hablar sobre comportamientos (que las personas pueden cambiar) en lugar de criticar a las personalidades o hacer juicios de valor.

El Feedback que funciona siempre es constructivo. Es un instrumento poderoso para generar confianza y aumentar el compromiso de los miembros de su equipo.

7. Sea agradecido y recompense a su gente.

A menudo nos olvidamos de dar las gracias. Se necesita muy poco esfuerzo para agradecer a alguien, pero puede marcar la diferencia respecto a como se sienten las personas en el trabajo.

Cuando se trata de recompensas, y no halamos solo de dinero, es importante proporcionar recompensas que las personas realmente encuentren gratificantes. Por ejemplo, a algunas personas les encanta que las saquen a almorzar, mientras que a otras les gusta salir antes de la oficina. Muchos líderes recompensan a las personas de la manera que a ellos mismos les gusta ser recompensados, lo que no siempre es efectivo.

8. Desarrolle a su gente.

Un líder es tan bueno como su equipo. Ayude a sus empleados a tener éxito: su éxito es su éxito. Sea paciente. Formación y entrenamiento. Formación y entrenamiento…esa es la clave. Algún día, lo aprendido se pondrá en práctica sin apenas darse cuenta.

Todos los miembros del equipo van al líder con problemas y más problemas, pero en lugar de quedar empantanado en los detalles, entrene a su gente para resolverlos. Si no sabe por dónde empezar, aquí tiene unas pautas:

Pídale a la persona que:

  • Defina el problema
  • Describa el impacto que está teniendo el problema
  • Explique lo que ya han intentado
  • Establezca cómo es un resultado ideal
  • Explore los recursos que podría usar
  • Valore los obstáculos que pueden surgir
  • Considere los posibles próximos pasos
  • Defina prioridades
  • Establezca un plan de acción
  • Vuelva con los resultados obtenidos.

9. Fomente la innovación.

Es importante que los líderes piensen con una visión amplia, que consideren el contexto en el que se encentran desde diferentes enfoques. Esfuércese por potenciar en su equipo la innovación, la creatividad y el pensar de forma diferente.

Deje que su equipo piense por sí mismo; no estrangule su creatividad. Fomente la innovación. Por ejemplo, Google permite a sus empleados utilizar hasta el 20 por ciento de su tiempo para llevar a cabo sus propios proyectos independientes. Aparentemente, este tiempo de trabajo conduce a una productividad 2,5 veces mayor y genera las ideas para el 50 por ciento de todos los lanzamientos de nuevos productos.

10. Sea flexible

Los buenos lideres son capaces de adaptarse a los empleados individuales, lo que les permite trabajar de acuerdo con su propio estilo individual. También sea flexible con las prácticas y los sistemas de trabajo. Para ser creativo e innovador hay que dejar a un lado las normas y las reglas de siempre.

Si ha llegado hasta el final de este post seguramente le resultará de interés nuestro curso Liderazgo de Equipos de Alto Rendimiento.

Os puede interesar

Curso Gestión de Equipos en Tiempos de Caos

Curso Motivación en la Empresa. Superación Personal y en Equipo.

Curso Generación Modelos de Negocio. El CANVAS.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.