El Conflicto en el Trabajo


Es habitual que en el lugar de trabajo se produzcan conflictos entre los trabajadores que desempeñan sus funciones. En general los conflictos surgen por motivos muy variados:

  1. Divisiones, tensiones o marginaciones en un grupo de trabajo.

  2. Diferencias personales entre las partes implicadas, que derivan de percepciones diferentes de una situación concreta.

  3. Falta de información o utilización de la misma de forma sesgada y manipulada

El conflicto solo puede acabar de tres posibles formas:

  1. Uno gana y el otro pierde.

  2. Ambas partes puedan salir beneficiadas o perjudicadas por igual de la situación.

  3. El conflicto desemboque en un punto muerto y no se produzca ningún cambio.

No hay una forma ideal y única de manejar los conflictos, ya que,  son numerosas las estrategias y tácticas derivadas que pueden aplicarse.

Los conflictos son inevitables, porque siempre habrá intereses contrapuestos, problemas y enfrentamientos.

La principal consideración es el papel que la persona que va a afrontar un conflicto debe adoptar. Si se evita el conflicto o por el contrario se trata de manejar el mismo.

Tipos de Respuesta al Conflicto.

Según Blake y Mouton, las posibles modalidades de respuesta a los conflictos son:

  1. Evitación: Obviar y abandonar el conflicto, sin involucrarse en ningún momento en la situación planteada.

  2. Acomodación: Suavizar las diferencias con la otra parte para preservar la relación.

  3. Neutralidad: Permitir que cada parte resulte parcialmente satisfecha.

  4. Confrontación: Llevar el conflicto a una lucha en que sólo uno puede ganar.

  5. Solución de problemas: Afrontar la situación y buscar las alternativas que logren que cada parte quede suficientemente satisfecha.

Aspectos positivos derivados del Conflicto.

En casi todas las empresas hay pequeños conflictos que acaban haciendo enormes problemas, que ponen en peligro los resultados, la satisfacción de los empleados y su desarrollo profesional.

El conflicto es una realidad de la empresa y en sí mismo no es ni bueno ni malo.

En la mayoría de las ocasiones cada una de las partes tiene algo de razón, y esto hace que el trabajo de encontrar una solución aceptable sea difícil. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el conflicto puede aumentar la motivación y la creatividad, ayuda a estimular la capacidad de toma de decisiones, permite dar a conocer los valores y opiniones personales sobre problemas importantes y favorece la comunicación.

No obstante, la capacidad de manejar los conflictos de forma productiva es esencial para el éxito de la gestión empresarial, por ello es esencial conocer un método de negociación que ayude a manejar el conflicto de forma más eficaz.

Te puede interesar

Curso Negociación Avanzada – El Método Harvard

Curso Gestión de Equipos en Tiempos de Caos

Curso La Venta de Alto Rendimiento

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.